El hombre solo – 41049

Si ya sos suscriptor podés ingresar con tu usuario y contraseña. Entre el bandoneón que tira candombes, el bailongo de las yiras de la cuadra, y los coros que improvisan alcohólicos la gran retirada, Roos pinta una noche de festejo en la que la oscuridad de la dictadura que en diciembre de se encontraba en su peor momento queda de lado por un rato. En esta canción, pensada como si fuera un cuplé de murga, el coro describe las historias de aquellos que decidieron migrar por motivos económicos. Tal vez esta frase sea la que genera mayor decepción en el autor, ya que en las letras de la banda inglesa veía reflejadas los sentimientos a su enamorada. Después de que las columnas del baile se derrumben, el tema cierra con un solo de guitarra rockabilly y las angelicales voces de Travesía Estela Magnone, Mariana Ingold y Mayra Hugotransportando al oyente a la pista de baile donde se desarrolla la historia. Allí describe el lugar donde vivió su niñez mientras se acompaña de la guitarra de Jorge Galemire. Lo interesante de la canción es que el protagonismo es compartido: mientras Roos se encarga de cantar la descripción de la calle Durazno, el cantante Jorge Vallejo habla sobre Convención. Sobre el final se unen las dos voces, al igual que lo hacen las calles.

Candombe del 31 : 1977

Convención esquina Durazno. Es un lugar turístico solo para nosotros. Los turistas que la chupen. Son cuatro argentinos, porteños parece, que buscan la esquina que inmortalizó Jaime Roos en Javi, el que no conocía la aire, porta camiseta de River y cara de nerd.

Navegador de artículos

La propuesta de la colección, dirigida por Gustavo Verdesio, es invitar a un escritor o periodista para que elija un disco que lo haya acusado y escribir un libro sobre él. El rock uruguayo posdictadura, Zelmar Michelini, su vida. Rodríguez se contactó cheat Jaime Roos, tan poco afecto a dar entrevistas, y logró que lo recibiera en su bunker de La Floresta. El libro, en formato de extensa entrevista, donde cada capítulo refiere a una canción de Brindis por Pierrot, no tiene desperdicio. Rodríguez es un buen entrevistador que logra, desde la empatía, con Roos, lograr una complicidad que se trasunta en la riqueza de las respuestas del entrevistado.

El hombre – 23692

Brindis por Pierrot / Jaime Roos de Mauricio Rodríguez

Ya la noción de E. Tema Del Hombre Solo Y es que esa banda o sus hinchas, han acompañado a El Tri o mejor a Alex Lora y su grupo en el que se incluye la incansable Chela Lora su esposa como vicetiple, durante casi cuarenta años. Así, el macguffin de Wavelength reside en la percepción interiorizada del zoom mismo, en un espacio-tiempo ilusorio cuya continuidad se quiebra constantemente mediante variaciones e incisos que baza conciernen a la impresión vertiente con continuos cambios de exposición, filtros interpolados, yuxtaposición de emulsiones distintas, o saltos del fecha a la noche y viceversa como a la levedad novelística que hilvana unas viñetas, unas intrusiones actuadas tan desmañadas como bien tramadas, de las que llega a desprenderse incluso un murder mistery. Él mismo ha admitido, por otra parte, su escasa devoción cinéfila.

Gustavo Sala: Que Jaime Roos se ría de un chiste mío sería una consagración

Siempre que lanza un disco, durante los primeros meses le viene una género de rechazo, porque se suele saturar del infinito proceso de grabación y mezcla. Cada detalle: un platillo, la segunda guitarra, un coro; todo bífido, parte por parte. Después, escucha los temas enteros, miles de veces. Puede que exagere.

574575576577578579580

Sin comentarios

Submit un comento